Pueden enviar sus comentarios, opiniones, reclamos, sugerencias, propuestas, etc.  a: redaccion@sextaseccion.com.ar

Reciclar

Hay leyes que son lo máximo, muy superiores a las de los hombres. Se trata de la Naturaleza. Todo está regido por un orden y una evolución lenta pero continua. Así como los seres vivos, van cambiando muy despacio, la tierra y el mar, también lo van haciendo. Pero estas dos se van rápidamente deteriorando por la inconsciencia de los seres humanos. Nada respetan y van destruyendo lo que ha demorado cientos y miles de años.

En pos de obtener dinero en forma rápida y fácil, se están talando bosques. Esto conlleva a desequilibrio ambiental. En algunos casos son derribados cientos de árboles a fin de obtener madera. Su uso es para construir, calefaccionar o fabricar papel. Es como destruir los pulmones. Pero hoy tenemos en varias ciudades, árboles artificiales. Equipos que transforman el anhídrido carbónico en oxigeno igual a las plantas. Eso es bueno, pero se continúa enviando a la estratósfera millones de toneladas partículas contaminantes. Todo en pos de la comodidad, la vanidad y la idiotez. El océano Pacifico arrastra una franja de miles de kilómetros de residuos plásticos que se desplazan hacia Oriente. En la mayoría de las ciudades, se entierran residuos que demoran muchísimos años en degradarse.

¿Y si se reciclan? Ya lo hacen los “cartoneros”, ¿por qué quienes los fabricaron, no?

Martha S Kelly – Bahía Blanca

Virus

Casi celestial! No ha sido necesario nada. Se ha comprobado que toda la población está en riesgo de portar el Coronavirus. Es que uno de los síntomas es la temperatura y quien pase los 37º está casi confirmado que se la “pescó”. Esa es una temperatura que la mayoría de los argentinos la tiene ya que la política, sin recurrir al Corona, le sube sin tener que recurrir a “terceros”. Con los casos de la armas robadas, los billetes que se contaban con máquinas por TV, el pueblo reventado de otras cosas y miles de robos, estafas y otros cometidos por políticos y funcionarios, la temperatura de los ciudadanos ha subido a muchos grados más  que los 37º. En ¿qué quedaron los juicios? Nada. Pero como ya hace un poco de frío, no se (hace) nada. Pero los ciudadanos hemos pagado por esos “servicios” que han beneficiado a pocos. Ahora que todos los ciudadanos estarán encerrados por culpa del “bichito”, bien podrían pensar (misión imposible) en que solo pasarán a ser Traidores a la Patria, por no cumplir con sus responsabilidades de funcionario público. Lo dice la Constitución. ¡Cuidado! La temperatura, nos está subiendo en forma peligrosa y tal cual una pava tapada y cuando el agua llega a cierto punto, todo volará. Se les ha advertido y luego se les llamará terroristas y no ciudadanos engañados, frustrados, estafados y robados por mentirosos y simplemente políticos. La AFIP, ¿no lo ve? Entonces tampoco está cumpliendo su cometido. Los fiscales (abogados ellos), ¿tampoco lo ven? Pronto pediremos más virus y propongo que sea titulado Políticovirus por los desastres que esos causaron, causan y seguirán causando.

Claudia C Curbelo – Murphy

Cuentos

Hace muchos años, nuestros padres nos deleitaban leyéndonos libros nacidos de mentes más que fantasiosas. Uno que lo pedíamos una y otra vez, era el cuento de Blancanieves y los siete enanitos. Cuando Walt Disney la pasó al cine, muchas veces nuestros “viejos” tuvieron que asistir ya sea para verla o descabezar una siesta. Pero eran cuentos inocentes y libres de maldad.

Hoy recordando, ponemos en duda eso de que la chica fuera tan “buenita” Dudamos que siete enanos hicieran los trabajos tan duros en forma gratuita. Posiblemente en algún momento habrán reclamado sus reivindicaciones laborales. Sus nombres dan una idea de lo que era cada uno. Sabio (no era político), Gruñón (tal vez ex presidente), Mudito (no se llamaba Fernández de apellido), Dormilón (¿ex-presidente?), Mocoso (¿Un secretario de gabinete?) y Bonachón (no era piquetero) No podemos, ahora que somos grandes, obviar asociar todo con quienes están en el poder.

Todos estaban al servicio de Blancanieves y no era presidente. Hoy todos giran alrededor de la persona que tiene el cargo. Nosotros solo decimos, ¿hasta cuándo? Recién hemos pasado 3 meses sobre un total de 48. ¡Será más que difícil aguantar!

Niurka I Soarez – Cutral Co

Agua

Un elemento fundamental para la vida, es el agua. Según los científicos, llegó desde los aerolitos y cometas ya que muchos de ellos, son puro agua helada. No importa saber de dónde ha venido, sino lo que significa para toda la vida de los seres vivos. Luego esa agua se ha mezclado con otros elementos que están disueltos y hacen la diferencia. Está siempre en movimiento, por intermedio de accidentes meteorológicos y terrestres. Los tsunamis se producen cuando la corteza de la tierra se “raja” en las profundidades del mar y el agua se precipita a ese hueco. En la superficie, el viento hace olas y el calor la evapora elevándola hacia la estratosfera. Cuando se enfría y se pone “pesada” cae en forma de lluvia. Los elementos disueltos no “suben” y quedan “desparramados” en la superficie.

Es un ciclo que se ha repetido durante siglos. El agua es el elemento que no puede faltarnos ya que estamos “construidos” en más del 80% de ese elemento. Nos sirve para transportar los alimentos a las células y también el aire. Es que no todas las células, tienen “ventana” hacia el exterior. Entonces la sangre lo transporta.

La Luna influye en las mareas y se produce la baja y la plena. Entonces decimos ¿Cuánto influye la Luna en los humanos que son pura agua? ¿Será por eso que se dice, “hoy está alunado”? Sería tan lindo saberlo ya que entonces podríamos actuar según nuestra propia marea interna. Cuando la tenemos alta, se llena el cerebro de agua… ¿se ahogarán las neuronas?… Ah, los políticos, deben tener siempre marea alta.

Josefa S Vargas – Villa Regina

¿Raros?

¡Qué raro son los seres humanos! Hoy amamos y mañana odiamos. En todos los renglones de la vida, obramos de la misma forma. Cuando un familiar que en vida hemos querido mucho, fallece, lo lloramos por un tiempo. Luego casi lo olvidamos. Es que la vida empuja y no hay tiempo para lamentaciones. Esto es tan similar en la política que ya ni nos sorprende. Hoy se “aman”, son incondicionales y al día siguiente, “se sacan los trapitos al sol” Bien sabemos que el ser humano está en una constante evolución ¿para mejor? A veces no, pero lo que sería una tendencia que debería ser constante, es algo excepcional. Los políticos, cambian “de la noche a la mañana” y sin transición. ¿Es que habrán dado con el precio justo? Entonces estaban a la venta. Todo lo que venga del autócrata, se aprueba y si es contrario a los ideales de uno, se lo “tragan” ya que si no se quedan “en Pampa y la vía”

¿Necesitamos ese tipo de personas? Creemos que no y menos con semejantes emolumentos. Tenemos versiones de la tremenda corrupción en la administración pública, dicho por organismos internacionales. ¿Serán opositores?

Después nos reímos de los chicos cuando dicen “No te quiero más” y luego se cuelgan del cuello. Son chicos. ¿También lo serán los políticos? No; los niños no son

Ivonne Henrich – Pocitos

Fortuna o desamparo

Hay dos formas de intentar cerrar la brecha de la riqueza.

La primera es operar con impuestos y reglamentaciones haciendo que las personas ricas sean menos ricas.

La segunda es operar ayudando a que las personas pobres sean menos pobres.

Esta última es la opción libertaria; la de quienes creemos que confiscar la riqueza ganada de manera legítima es algo notablemente estúpido, por contraproducente.

Y que es, de hecho, la piedra basal del desastre nacional en este siglo XXI confirmado por los inaceptables índices de pobreza e ignorancia en los que una Argentina cada vez más irrelevante desciende -a espasmos de populismo salvaje- desde 1945.

El “capitalismo salvaje” o librecambio liberal que creara un país poderoso desde la nada quedó muy atrás en el tiempo; tanto como fines del siglo XIX y principios del XX. Sólo quedaron de él, cual ruinas antiguas, las monumentales y bellas construcciones que todavía hoy asombran a los turistas, destinadas en su momento a testimoniar nuestra vocación de república imperial.

Peronistas, socialistas y la mayoría de los radicales nunca consideraron el segundo enfoque. Sólo se centraron en el primero: embozalar y aumentar impuestos a “los ricos” y a las empresas para solventar un Estado asistencialista más y más grande.

Nunca trataron de facilitar a la gente del llano el desarrollo de habilidades relevantes para la acumulación de capitales, el emprendedorismo comercial o la innovación en los negocios ni fomentaron la ambición por convertirse en empresarios millonarios y exitosos. Nadie se convirtió aquí en millonario no-corrupto o no dañino, por obra de tales políticas ni lo hará nunca.

Como tampoco vimos ni veremos, de seguir así, el poderosísimo efecto multiplicador y solidario de la riqueza real creada “por derecha”; por limpio mérito.

Ninguno de sus planes se enfoca en cerrar la brecha de fortunas, facilitando que ciudadanos promedio lleguen al éxito. Menos aún los más pobres: eso no encaja en la agenda “de izquierdas”, un lugar de relatos donde los líderes dependen de que sus partidarios se vean a sí mismos como víctimas, no como campeones… porque su poder proviene de mantener a la gente enojada, asustada y oprimida.

Es obvio, excepto para necios y crédulos, que los referentes estatistas nunca intentarán acortar las desigualdades ayudando a “los humildes” a triunfar, a enriquecerse ni a generar efecto multiplicador alguno.

Las pocas personas que durante las últimas 7 décadas lograron amasar en Argentina fortunas honestas, lo hicieron a pesar del Estado y no gracias a el ya que en 9,5 de cada 10 casos el Estado no fue parte de la solución sino del problema.

En la vereda opuesta, lo libertario es anticipatorio, utilitario y ético por muchas razones, entre las cuales no es menor la de adherir al progresivo reemplazo de nuestro asfixiante y desmotivador fiscalismo por estructuras institucionales más meritocráticas; menos parasitarias y coactivas. Que incentiven el esfuerzo y la diferenciación con mayor retribución efectiva, incluso con participación en las ganancias, con independencia del punto de partida socioeconómico. Que hagan redituable el ser decentes, el  educarse y el superarse como personas tanto como profesionales.

Instituciones simples y severas que aseguren que “el crimen no pague”, desterrando las prácticas de lobby, nepotismo, transa, privilegio y amiguismo así como la costumbre de convertir al empleo público y a las pensiones en premios a la militancia interesada y en subsidios encubiertos a la desocupación y a los bajos salarios que genera el propio estatismo.

¿La hoja de ruta? gobernando de manera cada vez más cooperativa (con más aceptaciones contractuales voluntarias vía estímulos) en lugar de por la violencia de la coerción impositivo-reglamentaria; algo repugnante.

Subiéndonos al tren de la tendencia descentralizadora delineada por los millennials y su creciente adhesión a estructuras igualitarias tipo heterarquía (de redes horizontales) más que a las de jerarquía (de redes en forma de pirámide), lograremos mayores libertades. Individuales y sociales; económicas y civiles, dando así impulso a las inversiones, al emprendedorismo, al progreso por mérito y, en general, a la no violencia como paradigma.

Todo libertario conoce la estrecha correlación existente entre las normas que hacen a las personas libres y las que las hacen felices.

Asume además, como persona colaborativa, la conexión profunda que existe entre la eficiencia económica operando en círculo virtuoso y las libertades, confianzas  y seguridades comunitarias que “abren el juego”.

Y comparte a conciencia el apotegma de que sin esperanzas de progreso, oportunidades reales ni medios económicos al alcance de la gente común, la libertad de elección es una entelequia.

Señoras, señores, el desamparo y la miseria son una elección. Una que en nuestra Argentina va encadenada al conformismo imbécil, a la impotencia por propia incapacidad y a la sensación de pertenencia a una cierta omertá mafiosa bloqueadora de progresos ajenos; en suma, encadenada a la indecencia: al voto cómplice por ladrones, violentas, vivillos, burladoras seriales de instituciones y hasta por asesinos.

Más allá de todas esas realidades, el bienestar y las riquezas para los más también son una simple elección.

La elección intelectual de orientar nuestro camino hacia la libertad. La elección verbal del rechazo frontal de nuestra actual esclavitud. La elección civil de quienes nos representen en las acciones de gobierno que tiendan a estos elevados ideales.

Justo J. Watson desde el blog www.libertadynoviolencia.blogspot.com

Estimados Letrados

A ver  si demuestran un poco de coraje y le inician causas por crimen de Lesa humanidad y las elevan hasta la Corte Interamericana, a aquellos funcionarios del poder ejecutivo, legisladores y jueces inclusive a los de la Corte Suprema, que de una manera u otra propician el aborto.
Basta con observar el cadáver de un niño abortado para constatar que se trata de tortura seguida de muerte -quemados o descuartizados-, penado por la ley si se tratara de animales. Es decir, dado que son seres humanos, se trata de crimen de lesa humanidad, sea este ser humano fruto de una violación o anencefálico.
Una vez que un espermatozoide se introduce en el ovocito secundario, se llama singamia cuando éste se acerca a su núcleo y ambos pierden la carioteca, es decir, la envoltura nuclear. La anfimixis se produce cuando los cromosomas vuelven a condensarse y se ubican en la zona ecuatorial de la célula; es el fin de la fecundación.

En ese momento están establecidos sus 46 pares de cromosomas y definido el ADN que identifica unívocamente al ser humano durante toda su vida. A partir de allí y sin solución de continuidad ese ser humano evolucionará pasando por cada etapa de su crecimiento, madurez, envejecimiento  y muerte resultado de alguna enfermedad o disfunción por envejecimiento.

Cuenten con toda mi colaboración.
Quedo a la espera de vuestra respuesta que espero muestre que son capaces de confirmar con obras lo que orgullosos expresan con palabras.
Prof. Dr. José F. Zelasco

Soplador

Mucho nos llamó la atención, cuando vimos en la ciudad de New York, que los empleados municipales utilizan un tipo de “soplador” portátil para limpiar las veredas, plazas y paseos. Resultó muy “atractivo” pero pensando, es algo muy tonto. Solamente se cambia de lugar la basura. Limpian la vereda y lo tiran a la calle. Al pasar los vehículos, la levantan y la vuelven a depositar en la vereda. Aquí es muy parecido. Las amas de casa, barren las aceras, tirando los desperdicios al pavimento. De allí un barrendero, que ya pasó la recoge una vez por día. Mientras tanto, la tierra vuelve a las veredas.

Es un buen negocio para la venta de escobas, pero no ayuda al aseo de la ciudad. Si a los chicos y no tanto se le enseñase que es más fácil, barrer y embolsar los desperdicios, no se estaría en una simple traslación de un lado a otro.

Es simple ¿por qué no se hace? Claro hay que agacharse para levantarla y eso… eso es muy cansador. ¡Qué lo arregle el gobierno!

Nelson R Freyre – Bahía Blanca

Electricidad

“Nada se destruye, todo se transforma” Eso lo dijo alguien que había observado detenidamente lo que sucedía. Con seguridad, no era político. Pero, ahora ya jubilados, nosotros también contemplamos las cosas y sacamos conclusiones. Dado que no tenemos elementos para probar lo que hemos razonado, solo preguntamos. Lo hemos hecho por Internet, pero no obtenemos lo que queremos. La pregunta es: ¿a dónde va la energía y luz usada?

De lugares tan remotos como la Patagonia o el lejano norte, máquinas generan electricidad. Enviada por cables nos llega a casa, donde la usamos para iluminarnos, mover el lavarropas, escuchar la radio y ver TV. También llega a las fábricas donde mueve a los robots, ilumina los galpones y hace funcionar las computadoras. Casi todo funciona con esa vital energía. ¿Qué haríamos sin luz? Entonces decimos, si nos gastamos lo que viene, ¿dónde va lo que hemos gastado?

La electricidad funciona con dos polos; positivo y negativo. El primero nos trae la luz y el otro ¿se la lleva? ¿Y lo que hemos usado? Bueno alguien sabrá la respuesta. Y ahí nos surge una pregunta, los pensamientos y sueños ¿dónde van? Tenemos dos tipos de estos últimos, cuando estamos despiertos, son deseos y cuando dormimos son… ¿qué? Estos no los controlamos y entonces decimos que hemos tenido pesadillas si son feas. Los sueños “despiertos” son resultado de razonamientos. Pero ¿dónde los archivamos? Tal vez por eso cuando somos grandes, engordamos. Falso, nos llenamos de pensamientos, deseos, sueños y pesadillas. ¿Y las que no caben, quedan tiradas por ahí? Seguro que alguien se las lleva.

Sebastian P Decarlo – Río Cuarto

Extremos

Siempre estamos en extremos. Blanco, negro; izquierda, derecha; Boca, River; calor, frío y miles más. Solo analicemos los contrastes por opuestos.

¿Por qué el blanco es bueno y el negro malo? Se ha simbolizado al blanco como lo bueno, lo puro y se probará que no es así. ¿Quién se ensucia más? El blanco. Allí se notan las manchas mientras que en el negro no se notan. Está casi siempre limpio. Además el negro es el color del espacio sideral, solo se ilumina de “a pedacitos” Por lo tanto el negro es más abundante e importante que el blanco.

Izquierda-derecha. Solo miremos las manos. La derecha es sinónimo de trabajo, de acción y reacción. Los diestros manejan las cosas con facilidad, pero los zurdos no pueden. Todo artefacto está preparado para ser manejado con la derecha, menos en el auto. Quien lo conduce está a la izquierda. El teléfono celular ¿qué dedo lo digita? El pulgar de la izquierda. Esta mano, para la sociedad es atorrante ya que solamente sirve para rascarse el lado derecho o apoyo a la otra mano. Entonces nombrar a los izquierdistas en política, es decirles vagos y poco trabajadores.

¿Por qué Boca-River? Hay que elegir entre otros equipos que son tan buenos como esos dos. No por ser de uno, el otro es opositor. Se va a la cancha a ver un espectáculo de futbol y el que mejor juega, es el merecedor de nuestra adhesión y no conformarnos con cualquier cosa porque es lo que nosotros sentimos por uno de ellos. Los “pata duras” están en todos lados. Lo mejor es Ferro, pero son pocos los seguidores. Ha llegado a la Z y está en la B con posibilidades de llegar a la C. Como el Ave Fénix… ¿Será?

O se es K o es opositor y por lo tanto hay que destruirlo. Eso es extremismo y cerril. Abran la mente y escuchen ¿podrán hacerlo? Es tan difícil como “pedir peras a los olmos”

Ana S Carrasco – Mendoza

Cuento

Había una vez un funcionario que fue designado para cuidar la majada. Como sólo no podía hacerlo, buscó a más personas. La situación era difícil y entonces llamaron a un brujo. Con cantos, pócimas y otras cosas, hizo más lío, pero encubierto. Ya calmadas las ovejas y esquilada la lana, se la repartieron entre los secuaces. De aburridos comenzaron a difundir versiones de lobos hambrientos. Cuando se corrió en su auxilio, se comprobó que no era cierto. Repetido varias veces, ya nadie les cree.

Es una adaptación a un viejo cuento del Pastor mentiroso, que nos contaban cuando éramos chicos. Se ve que lo han querido llevar a la realidad.

Un funcionario “tuerce” la verdad, transformándola en su verdad. La palabra Santa, es solo para las religiones. Los políticos se creen santos y la profanan. Y hace rima con “afanan” y también lo ponen en práctica. Cuando dicen que el lobo se “comió” un par de ovejas, es solamente que por medio de un subsidio, una montaña de dinero pasa de un bolsillo a otro. De los agricultores a los colectiveros y a los propios. Un poquito para calmar las conciencias y transfieren los dineros de los jubilados a sus cuentas particulares. Con eso se aseguran su jubilación. ¿Violan la Constitución? ¡Qué se lo demanden! ¿Quién? … ¡Nadie! Entonces, no molesten.

Norma Munilla – El Ferrol ES

La Tierra

Solo analicemos y pensemos, si es que podemos. Hoy todo es que el hombre es “malo” y se debe controlar lo inventado. Hay que continuar envenenando la Tierra con residuos y muchos desperdicios. No se discrimina. Solo pensemos un poquito, aunque sea. En el año 1800, éramos mil millones de seres humanos y en el 2017 somos 7.550 millones de personas. ¿No seremos demasiados? Recordemos que cada humano, deposita su óbolo de desperdicios orgánicos en más o menos 1 kilo diario de materia fecal. Si los multiplicamos por 365 días y por 7.550 millones de seres, llegamos a 2.755.750 millones de kilos/anuales de deposiciones. Entonces, lo que es necesario, no es el control de gases, etc. sino el control de la población. Si le juntamos eso a los años que son requeridos para que la Naturaleza “asimile” el plástico, la tecnificación, resta mano de obra, por lo que no se requerirán tantos seres humanos en las ex fábricas. Para sobrevivir, se necesita un trabajo, pero ¿Dónde lo hay? Cada vez se automatiza más el trabajo, lo que requiere menos personal. Asia, debería contener la procreación en no menos de 1500 millones de humanos, Europa “colaboraría” con 500 millones, África con 1000 millones y América con otro 1000 millones. Eso equilibraría a los humanos, con los otros habitantes del planeta. Ahí está el problema de la superpoblación, trabajo y desempleo, no en los gases ni venenos que exterminaran la Tierra. Hoy solo importa el dinero. ¿Será comestible?

Beatriz Fonda – Salto

Mentiras

Algún día deberemos ser honestos con nosotros mismos. No puede ser que alguien que se crea honesto, serio y coherente, continúe aceptando las mentiras, falacias, fantasías y cuentos que vienen de un pasado cercano. Despojemos nos de lo  que son fantasías de lo que son realidades, algunas vividas y otras deducidas. Comencemos Por lo más lejano. Era la época en que se peleaba entre los realistas y los criollos. Recordemos que los diarios ni radios ni TV existían. Cada ciudad se identificaba con una enseña, que significaba, en poder de quien estaba. Según la fantasía, Rosario, tenía flameando una bandera que significaba, ¿Qué?. Hoy, después de tantos siglos, vemos nuestra enseña, asumida como propia, cruzando el pecho de los reyes de España. La fantasía y la imaginación del pueblo, ha tomado a la banda realista, como nuestra enseña patria. Son hechos innegables e indiscutidos. ¿La cambiamos?

Otra fantasía, nacida de la ignorancia y la situación política imperante, fue casi “endiosar” a una persona, que gracias a la guerra en Europa, tenía tanto, pero tanto oro, que “no cabía en las bóvedas del Banco” y estaban tirados en los pasillos. De esos dichos, nada quedó. O sea que solo se “compró” los votos, encumbrándose dos personas. Hoy se endiosan, dando nombre a miles de monumentos, lugares y hasta un partido político. Pero de “tener el oro tirado” a una deuda de 400 mil millones de dólares de deuda, hay una diferencia. ¿Por qué no tenemos el oro? Porque se dilapidó. ¿Y ahora? A sufrir y “sangre, sudor y lágrimas”. ¿Seguiremos en la mentira?

Pedro L Maldonado – Córdoba

Sudor

Tenemos como 300 congresales que dicen aprobar leyes en beneficio de los votantes, el pueblo, que en teoría es el dueño del Estado. Los que están allí sentados, cuando lo están, ¿saben lo que hacen? ¿Tienen idea de las cosas o solamente son ñoquis?

Vayamos desglosando lentamente alguno de los casos que nos irritan, hasta llagarnos. Hace algún tiempo atrás, tal vez para no “trabajar” tanto le pasaron a otro poder, algo que es exclusiva responsabilidad de ellos. Es un hermoso regalo que les hicieron a los presidentes.

Otra cosa en que deben legislar ellos, es en el tratamiento de la deuda externa del país. Como siempre las cifras suben y bajan según convenga. Deben ser elásticas o tipo chicle. Como no se tiene idea, se hacen estimaciones. Digamos que sea más o menos 400 mil millones de dólares. ¿Se tiene idea del monto de intereses que se debe pagar en forma anual? Supongamos que todos los préstamos, hayan sido pactados al 5% anual. 400×5= 2000, le corremos la coma y llegamos al monto estimado: 20 mil millones de dólares anuales para el pago de intereses. Como no se tiene la “maquinita” de dólares, hay que comprarlos con impuestos. Estamos hablando de 6.2 mil millones de pesos. Eso es solo para cancelar los intereses. ¿Se recaudan esos montos? Averígüelo.

Cuando deben aprobar un ajuste a las jubilaciones, hacen lo que el Ejecutivo les dice. ¿Entienden? Entonces que reciban ellos como salario, el mínimo, el mismo monto que se asignan a millones de compatriotas y ahí, te quiero ver. La Crisis es grande, pero su salario “no se toca”, por la Patria.

Gloria Alonso – Malvín

Desobedientes

Se ha confirmado que somos un pueblo desobediente. Solo se busca la “personal” sin tomar en consideración a nadie más. Unos pocos molestan a muchos y otros pocos no hacen nada. Entonces el país no está estancado, está retrocediendo. Es posiblemente la razón por la cual se escarba en la historia de hace muchos años atrás. Pronto, muy pronto, quienes desean hacer su voluntad, pasarán a tocar el arpa, pero habrán dejado un país atrasado.

Bien se dice que la competencia es feroz en pos de la búsqueda de la felicidad de los pueblos. Lo menos que se hace hoy, es movernos hacia adelante. Casi todo se tolera y entramos en el caos. Si bien no es bueno andar todos militarizados, sí lo estamos para seguir una moda o tendencia. Ahí sí, se masifica a la gente. Pero luego en las cosas importantes, cada uno hace la suya.

Se debe exigir el registro, el seguro, el uso del cinturón de seguridad, las luces encendidas para el conductor de un auto. Pero una gran mayoría no lo cumple ya que sabe más. Cuando viaja a otro país, se pliega a las leyes locales, pero acá, no. Pretende tener un custodio e inspector a su lado todo el tiempo. Hasta parece tonto. ¿Lo será o se hará? Solo las criaturas actúan así. Es que están aprendiendo, pero los grandes…

María A.Young – Volcán

Dinero

En todo momento, debemos pensar, pero sobre bases serias y sólidas. Y pensamos a donde nos quieren llevar los políticos. Según sus palabras, están buscando nuestra felicidad, nuestra dicha y nuestra fortuna. Lo que no está claro es, en este último, si se trata de la redistribución de la riqueza o ¿Qué?

Durante años y años, nos han usado como conejitos de Indias, haciendo experimentos. Y hemos probado todo o casi todo lo conocido. Ninguno ha “dado en la tecla”. El populismo, el autoritarismo, la derecha, la izquierda y sólo nos faltaría el arriba y abajo, aunque este es donde estamos ahora. Es que a pesar de las cosas que han sucedido, se continúan pasando de manos, las fortunas personales. Y cada día con menos escrúpulos. Ya se juega con la salud. De las personas, proveyéndoles placebos en lugar de medicamentos.

El afán de enriquecerse lo más rápido posible, ha sobrepasado la decencia. La cadena es larga, ya que no son pocos los involucrados. Principalmente son aquellos, que en su origen, decían que su misión era proteger los derechos de los trabajadores y hoy le suministran venenos.

¿No será esto tratado como un Crimen de Lesa Humanidad?  Debería ser, ¿no?

Pedro S Arango – Añatuya

¿Quién fue?

¡Qué bueno! No sé a quién agradecer, si al PAMI o la farmacia. Les cuento, pero no político, sino real. Hace unos días, visité al médico de guardia, en el sanatorio asignado ya que no me sentía bien. Éste, me recetó una serie de remedios, los cuales compré en una farmacia. Por ser un día sábado, no pude pasar por PAMI, pero con la seguridad que se me haría, dentro de 30 días, el reembolso. Uno de los remedios me costó la friolera de $1500. Para un jubilado que cobra menos de la mínima, es un platal. El lunes, comienzo el “peregrinaje” al PAMI. Bien atendido, me autorizan esos remedios. Voy a la farmacia, donde me “desayuno” que se me aprobaba uno de ellos, pero no el otro. Otro viaje al PAMI. El remedio fue aprobado, pero no. Es que ellos autorizan el remedio según el medicamento genérico, de cierto laboratorio. El que la farmacia me vendió era de otro laboratorio. ¿Y? No hay reembolso. ¿Quién me “curró”? ¿Deberé consultar con Sherlock Holmes? Lo cierto es que me quedé con $ 1500 menos. Eso hará que, nosotros los jubilados que pagamos al PAMI $467.50 mensuales, perdimos como en la guerra (se mata sin discriminación). Ajustemos el cinturón ya que no llegaremos a fin del período mensual de ingresos. Solicito su ayuda, ¿Quién se hizo el “vivo”? La farmacia o el PAMI o el laboratorio, pero me prometí, que antes de sentirme mal un fin de semana y/o feriado, sería mejor “estirar la pata” y tener un hermoso velorio. Gracias a quien le corresponda la responsabilidad.

José P Castelli – Esquel

Taras

Hoy se pelean, tal cual amantes, sindicalistas y ministros para decidir si los sueldos se aumentan con mayor productividad o no. ¿Cómo es la cosa?

Un producto está compuesto por materia prima, insumos, mano de obra, utilidad, impuestos y gastos varios. Si alguno de estos parámetros está más arriba del producto que fábrica el vecino, no lo podemos vender. Así nos pasó en la “década maldita” que desde afuera nos establecían el precio por medio de diferencias cambiarias y otras muchas triquiñuelas.

La mano de obra que requiere un producto, determina la cantidad de personal que se incorpora. Los sueldos se establecen según un convenio entre los sindicatos y el empresariado, ¿en base a qué? No es lo mismo quien vive en CABA o en Salta o Chubut.

Un día un visionario dijo, unámonos con nuestros hermanos y así lo hicimos. A las apuradas y sin analizar ni pensar, aunque en su momento se dijo si se pretendía que Argentina fuera el estado número 23 de Brasil.

Allá las leyes sociales, son más baratas, los sueldos son diferentes y la política impositiva también. ¿Cómo pretendemos que ajustemos los sueldos de acuerdo con la productividad? ¿Y quién determina eso? ¿Cómo evalúo si la cajera es buena?

Sería tan lindo que las cosas que se dicen tuvieran un poco de asidero y/o razonabilidad.

Roberto M Cortés – Colón

Robo

Bueno, ¿Por qué hay manos extrañas en mis ingresos?  Eso lo decido yo y nadie más puede disponer de mis dineros. Estoy harto de reclamar por ciertas empresas que cobran impuestos, que no son y violan la ley, desde hace años. Pero también me pregunto: ¿Quién ha decidido que a los empleados se le descuente para un sindicato? Yo no deseo “colaborar” con quien solamente se ha visto que usan los fondos recaudados, para beneficios de sus jerarcas. ¿Quieren tener ingresos? Trabajen. Pero el gobierno, para no tener problemas, ha permitido ROBARNOS (2%) para que unos atorrantes, tengan fortunas. Esos dineros, fueron para comprarlos, como a las mujeres de mala vida. También se podría pedir que quiero ”colaborar” con el club de mis amores, también para una religión, y así, estaría donando en forma forzada para gente desconocida totalmente, pero en forma optativa y voluntaria. ¡BASTA! No quiero que me descuenten para otros que jamás los he conocido ni he obtenido ningún beneficio.

Roberto Montezemolo – Villa Ballester

Cosas Viejas

Leo Puntal del día 2 de Abril de 2004, página 11. “Ahora un tribunal controlará la conducta de los jueces” ¿Es que se portan mal? ¿Qué nos sucede? Ese día pensamos y creímos que por fin la justicia, sería lo que debe ser, rápido y exacto y con mayúscula. Pero nuevamente nos frustramos.

Leo Puntal del 19 de Abril de 2005, página 10, Cartas al Director, “Una larga espera”. Y los pobres afectados por la quiebra, deberán seguir esperando.

Toda quiebra en el país, sufre de larga vida. ¿Quiénes se benefician? Abogados y contadores. Según el Tribunal que les toque en mala suerte, la quiebra puede durar años. Síndicos que ignoran todo, jueces que “paran la pelota” pero siempre cobran primero. Son acreedores privilegiados. Pero no solamente en quiebras, todo tipo de trámites son de “larga duración”.

Y vemos inmuebles que se van deteriorando lentamente  y acreedores que pierden lo que pusieron. Un caso típico es la Clínica de la Mujer y el Niño, en Río Cuarto, Cba. El Síndico ignoraba que los titulares habían declarado una dirección falsa. ¿Eso es justicia? ¿Y los Colegios de Profesionales? No, ellos están para certificar firmas y cobrar, no para juzgar a sus pares. Sasetru quebró en la época de los militares y todavía sigue. ¿Será que esa bolilla no la estudiaron en la Facultad o es la Facultad la incompetente?

Creo que cualquier estudiante de Ciencias Económicas haría el trabajo más rápido y preciso. En Abogacía los estudiantes decretarían más ágilmente las sentencias.

¿Qué es lo que hay? ¿Corrupción, ignorancia, abulia, incompetencia o todo junto?

¿Hasta cuándo debemos aguantar esta desidia de los que dicen deben impartir justicia? ¿Sabrán algo de esa materia? ¿Para qué salen a la prensa a decir cosas que luego no cumplen ni se hacen? Igualito a los políticos.

Yanina A Bright – La Paz

Adiós

Quiero agradecer a Ud. y a sus periodistas haber tenido la deferencia y paciencia de haber leído mi abundante correspondencia y haber publicado alguna de ella. Hoy, harto de que quiénes toman a este país como el juego de la perinola y de que siempre sea Todos Ponen y cuando les toca a ellos siempre sea Toma Todo, me digo: ¿no será mejor irme? Cansado de vivir siempre pagando, digo que partiría habiendo dejado ilusiones y esperanzas. Dejaría a mi paso por este país, años de vida y un enorme caudal de deseos de hacer con las cuales llegué hace tiempo ya. Estoy en la convicción de que Argentina se ha convertido en la cuna de la inmoralidad, de la estafa y de ladrones de lo más preciado que tiene el ser humano: AÑOS de vida. Y acuso a los políticos de quemar nuestros esfuerzos y sacrificios en pos de sus propios beneficios. He pasado hermosos momentos, pero de la misma manera que vine deseo irme. Y así lo hacen cientos y miles de argentinos, cansados de esperar, de confiar y de ver sus esperanzas frustradas. Y desearía irme antes de Octubre ya que como cientos de miles me pregunto: ¿a quién votar? Si voto a uno honrado, detrás vienen parásitos, ineptos y corruptos. Y si son honrados, se contaminan enseguida. Y siempre son los mismos, igual a una calesita que después de una vuelta aparecen los mismos muñecos de madera. A un hermoso país, los políticos lo han transformado en un país de niños. A los niños los perdonamos pero a los políticos, ¿qué? Nos han transformado en un país de risa. La DEA y el FBI rompen con Argentina por la falta de seriedad. El Fondo Internacional dice lo mismo. Ya nadie nos cree. López Rega “hizo” la plata aquí y se fue a Miami. Zulemita estuvo en la misma y cuantos miles más. Los que vaciaron los bolsillos de todos nosotros ya están afuera o se están yendo. Seguro que me cruzaría con varios en mi salida del país. YPF reporta utilidades de 523 millones de dólares en tres meses; Telecom y Telefónica utilizan contenedores para llevarse los dólares; Aerolíneas ya se la llevó y las distribuidores de gas se están llevando el dinero en valijas. Y a la Srta. Boloco le  incrementamos su cuenta corriente: más de un millón de dólares el año 2000, y hay conciudadanos que pasan hambre y miseria. Esto es ¡Increíble! Y siguen llegando alimañas que se alimentan de carroña para terminar con el despojos de los argentinos. Pagar es el destino de todos nosotros por deudas que no tenemos ni idea de dónde provienen ni quién las creó. Pero todos debemos pagar para llenar los bolsillos de unos pocos que están de turno. Nos han convertido en una incubadora de gente joven y capacitada para servir en otros países. No acusemos a los de afuera de los robos, ya que son los de acá, los que nos han y están esquilmándonos. Pido a quien salga último, cierre la tranquera para que no se desparramen por el mundo los políticos y no se les pueda demandar por los crímenes de lesa humanidad que han cometido aquí. Adiós, a Dios le encomiendo este hermoso país y en la esperanza de que Él pueda demandar a todos los que han asesinado personas y robado sin ensuciarse las manos y como que me he hartado de escribir para vanidad propia, me despido de Uds. Hasta siempre, atentamente

John W Shaw – San Luis

Jubilados

Las pruebas son categóricas; los fondos de los jubilados, son privados. Además de confesarlo en Estados Unidos, lo dijeron en un aviso en diario Perfil el 23/11/08. Nos cubrimos bajo el amparo de la Ley 25466 que reafirma el Art 17 de la Constitución Nacional.

Desde épocas muy lejanas, tal vez 1948/50, los diferentes gobiernos se fueron financiando a costa de los fondos privados de los trabajadores. Los “descamisados” fueron dejando sus ahorros en mano de particulares primero y luego lo “tomó” el Estado. Es que era mucho dinero. No estaba “el oro tirado por los pasillos”, pero las arcas estaban llenas. Entonces se utilizó para “regalitos” a los “compañeros” Y a la hora de pagar, los “empapelaron” Los fondos se descapitalizaron totalmente. Llegó la hora de cancelar obligaciones y se dijo que eran cajas deficitarias. Lo fueron porque se gastaron todo. Solo estaban devolviendo lo que se habían llevado. Luego vinieron los “con galones” y se siguió la misma práctica. También los del otro partido y sus alternancias. Todos “ordeñaron” la misma vaca. Hoy está famélica ya que se sigue la misma práctica.

Debemos terminan de una vez por todas y asumir la realidad: estamos fundidos como país. Está confesado en el aviso del 23/11/08: “El 42% de la deuda externa argentina se debió al desfinanciamiento que significó la creación de las AFJP” O sea que U$S 84 mil millones se había “fumado” de los jubilados. ¿Y ahora cómo andamos? Tal vez entre lo que tenían las AFJP más los que se quedaron en la ANSES, más de U$S 150 mil millones es de los jubilados.

Era fácil, vivir, vanagloriarse, hacer ostentación y pavonearse a costa del esfuerzo adicional de los trabajadores. Busquemos a quienes se llevaron esos dineros. Hoy están apareciendo “enriquecidos ilícitos” entonces, Devuelvan lo nuestro. Continuará.

Bernardo Rivera – Zapala

Comunicación

Desde la aparición de los teléfonos celulares y su uso masivo, ¿el diálogo se ha ampliado? Es lindo ponerse a estudiar este movimiento masivo de comunicación. Millones de personas están en plena unión, por medio de mensajes de texto o hablando por el inalámbrico. Pero ¿se está dialogando o se está averiguando algo?

Antes de la aparición de éste instrumento, utilísimo y pactiquísimo, las personas durante horas pensaban en lo que decir a otra. Ya fuera un convenio, una propuesta, un negocio, una cita o simplemente averiguar de su persona. Hoy en el momento que aflora un pensamiento o una inquietud, se obtiene la respuesta. Entonces los diálogos son más breves y no razonados. Antes en el momento de tomar una determinación, se tenía el tiempo suficiente para meditar si ese paso estaba correcto. Hoy ante cualquier duda, insinuación, sospecha o pálpito, se la quita, comunicándose con la otra parte interesada. No muchas veces la determinación es acertada ya que es apresurada y por supuesto no meditada lo suficiente.

Antes, las reuniones tenían largos diálogos e intercambios de ideas, propuestas y las decisiones se razonaban. Hoy vemos a las personas caminando con una mano en la oreja o hablando al micrófono, pero con seguridad tomando malas decisiones. Aquel “rendez-vous” que hacía que las personas sintieran las diferentes inflexiones de voz con lo se conocía la reacción, está matizada por improperios por haber tropezado con algo o alguien. Todavía el humano tiene una neurona en actividad plena y otra de apoyo. Pero no puede prestar atención a dos cosas a la vez. Es que tiene una sola boca. No puede llevar dos conversaciones al mismo tiempo, en alguna no está prestando toda la atención. No queda bien. Era lindo recibir de nuestro interlocutor, toda la atención y no una parte.

¿Será la modernidad? Parece que sí.
Felipe J Enrich – Corrientes

Orgullo

Orgullo significa, exceso de autoestima, arrogancia, vanidad. ¿Es algo bueno o no? Según los criterios que nos inculcaron en la escuela de sentir orgullo de ser argentino y de pertenecer a esa escuela, no es aplicable a la definición del diccionario. Tener la autoestima en exceso y hacer de eso un motivo de vanagloriarnos y despreciar a los demás, es no bueno. Arrogante es algo no tan bueno ya que significa altanero, soberbio o gallardo. Sabemos que la vanidad tampoco es algo bueno. Es hacer ostentación, ser fatuo o es la ilusión o ficción de la fantasía.

El orgullo nos puede llevar a situaciones muy peligrosas y desagradables. En su momento nos decían que lo debíamos sentir muy dentro de nosotros. Hoy lo vemos como algo que nos perjudica. Muchas cosas se han perdido en la vida por “no dar el brazo a torcer” o ser orgulloso, lo que serían sinónimos. Muchas personas que hacen vida en común, se pierden por actuar, alguna o ambas, de esa forma. O se quieren mucho a ellas mismas o son fatuas.

Muchas veces con solo transigir un poco, lo mismo que nos ha herido o lastimado, toma otro tinte. La seudo “ofensa” se diluye como el azúcar en el café. No apliquemos los conceptos que nos enseñaron sobre el orgullo. Solo nos conduce a ser resentidos ya que consideramos que todos están en nuestra contra. Así perderemos siempre

Carlos J Delacroix – Ciudad de Buenos Aires

Mentiras

¿Para quién hicieron las estadísticas? Nadie, absolutamente nadie ni del país ni del extranjero las cree. Volvemos a años anteriores cuando un presidente decía, “La casa está en orden” y era una bolsa de gatos. Hemos terminado con esta verdadera estafa, ya que pagar sueldos y gastos a empleados para que digan mentiras, no es necesario.

Los chicos, cuando hacen algo mal, lo tratan de ocultar, mintiendo. Entonces los padres, que ya lo pasaron, se dan cuenta. Por supuesto que no se lo creen pero según las circunstancias se le hace ver que es cierto. Pero se sabe que es una mentira. Entonces, se acepta o no según sea la conveniencia.

Con los índices de pobreza o riqueza se jugaba de forma escandalosa. Bajan uno pero subían otra. Hubo más pero había menos. Desocupados hubo y hay muchísimos y mientras no tengan trabajo el delito subirá estadísticamente aunque para el gobierno, ¿bajará?. Estas irrealidades solamente se dan en las mentes enfermas de los que dijeron gobernar. Pero eso sí, hablaban con economistas Premios Nobel, Bancos Internacionales y al decirle índices falsos, solo pasamos vergüenza ajena. Estos que estuvieron en el gobierno ¿creyeron por casualidad que los engañan a los otros? No somos los más vivos del planeta. Al contrario, son los más estúpidos quienes tuvieron que representarnos. Pero el pueblo ya no está queriendo a esos “embajadores” mentirosos, falsos y ladrones.

Isidoro A Ávila – San Basilio

Malversación

Los términos judiciales, no son muy afines a quien escribe; pero probemos. “Malversación de fondos”

Cuando el Estado se puso a administrar los fondos particulares de jubilados, jamás hicieron inversiones que fueran rentables. O sea que han dilapidado los dineros. Han desviado los orígenes y propósitos de los fondos. Lenta y continuadamente fueron gastados en obras no productivas ni para el país ni para los jubilados. Eso hizo que se descapitalizaran totalmente las Cajas de Jubilaciones; hoy ANSES.

Como forma de comenzar a recuperar los fondos y defender su valor, comenzaremos a mover la conciencia de los jubilados y ciudadanos en general. Si como dicen que las AFJP, por las inversiones que hicieron con nuestros dineros, han ganado fortunas; queremos que sigan y no el Estado. Sabemos que es un pésimo administrador y peor gerenciador. Es que los políticos no son de fiar, no les tenemos confianza. Los fondos que caen en sus manos son: gastados, derrochados, malversados, despilfárralos y malgastados.

Comencemos. Para tener una jubilación mínima, que se obtiene a costa de los fondos privados. Pidamos y busquemos la forma de enjuiciar a aquellos que han violado los estatutos de funcionario público, “malversando fondos privados”. “Todos los ciudadanos son iguales ante la Ley”

Será justicia. (Continuará)

Juan R Müller – San Luis

Tóxicos

Hay un nuevo estudio donde se prueba que ciertos agroquímicos son tóxicos y deformadores de los genes. Pero misteriosamente esos estudios se “pierden” en la nada. Mientras tanto, se continúa fumigando los campos y sembrando venenos que ingresan en la cadena alimenticia para llegar al ser humano que lo ingiere. Los laboratorios de agroquímicos –en connivencia con productores y posiblemente con áreas que deben defender la salud pública – siguen haciendo fortunas. Destruyen al ser humano y a los seres vivos. El Gobierno lo sabe, pero no se enfrenta a los enormes “pulpos” que son esos intereses. ¿Habrá alguna repartición del Estado que nos defienda?

Claudia A Cash – Salta

¿Si o No?

Los fondos de los jubilados son ¿públicos o privados?  La respuesta la dio, desde el 2008, entre otros, la Presidencia de la Nación. Lo juraron ante las Cortes de Estados Unidos, que se trataba de dinero privado. ¿Y entonces? La Presidencia de la Nación, Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social y ANSES dieron la respuesta. ¿Cómo? Está en todos los periódicos del país. Lo transcribiré en forma casi textual.

“Sistema Integrado Previsional Argentino” SIPA

¿Sabías que?

1 el 42% de la deuda externa argentina se debió al desfinanciamiento que significó la creación de las AFJP

2 Los fondos de pensión no son ni de las AFJP ni del Estado, son de los jubilados y pensionados argentinos.

3 La jubilación pública le garantizará a todos los afiliados de las AFJP, una remuneración igual o mayor a la actual.

El sistema de reparto es para repartir entre la gente, es tuyo. No es una empresa, es tu país. Por eso, trabajamos para tener un Sistema Previsional mucho más justo y equitativo para todos los argentinos.

Firmado por: ANSES – Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social – Presidencia de la Nación” (Diario Perfil-Domingo 23 de Noviembre de 2008-Pág 29)

¿Fue una mentira? Ya hemos visto que ni Dios ni la Patria demandan nada. Eso es alta Traición… ¿o no? ¿Dónde están los fondos nuestros? Jamás lo han dicho. ¿Y el traje a rayas?

Eduardo C Ferenczi – Apóstoles

Incógnitas

A medida que se nos van acumulando años, vamos tomando conciencia de muchas cosas, que no haremos. También en la cantidad de cosas que nos quedarán pendientes de una respuesta. Por ejemplo ¿cuándo se originó la vida y adonde iremos cuando nos vayamos? ¿Dónde estarán los miles de millones que nos han precedido? Y entonces nos quedan en la memoria, cantidad de cosas cotidianas que ¿tendremos respuesta o nos llevaremos las incógnitas, cuando se nos termine la cuerda? Por ejemplo debemos conformarnos con lo que se dijo en su momento y nunca más se habló, ¿cómo murió el presidente Néstor? ¿Para qué tuvo que recalar en las Islas Seychelles, regresando de una visita oficial al Extremo Oriente, su sucesora? ¿Era o no fue abogada titulada? Sabemos que fue una exitosa mujer, pero en ningún momento rechazó ni aceptó el título. La suposición es que se trata de una manera de dejar una interrogante, “Yo no lo dije ni lo he negado”, “por lo tanto no me pueden imputar por uso de algo falso”. Es lo mismo que jamás se le podrá probar que los millones que se robaron, si bien terminaron en su casa, no firmó nada. Entonces, ¿habrá sido el fantasma de su ex marido que se los llevó o habrá sido Nisman, que su espíritu vino y se los llevó?. Así se crean imputaciones falsas. Claro que ha incrementado su patrimonio, por haber sido “exitosa”. Pero “exitosa” de que profesión… o ¿trabajaba a la noche?

Antonia M Juárez – General Pico

Admiración

Siempre hemos admirado la tecnología utilizada por los países del primer mundo. Una de las áreas que más nos impacta es el orden y la consideración que se tiene con el contribuyente. Es que éste no se siente estafado ni el Estado lo estafa. Entonces se entra en una perfecta armonía. Lamentablemente es una fórmula que es inaplicable en el país debido a que el ciudadano ve como se le van los pesos pero no regresan o vienen muy pocos. Aquello de que “el que parte y reparte se queda con la mejor parte” vale.

Se ha realizado un cálculo de cuántas personas son necesarias para hacer un trabajo en el país comparándolo con lo de otros países. Aquí la mayor industria es el empleo público, donde para poner un poste indicatorio son requeridos cinco empleados. Uno que escarba a pala, otro que mira, otro que es el chofer, otro que es capataz y uno más para cebar el mate. En países adelantados ese trabajo lo hace una persona. ¿Será que son más inteligentes?

Lo mismo sucede en la cualquier oficina pública. Si se usan computadoras, sobra personal y ¿hay que despedirlo? ¿Y los votos que aporta? No, que siga todo igual, igual quienes pagan son los ciudadanos. Se suben los impuestos y listo. ¡Y hablan de que somos grandes! Solo los chicos actúan así.

Oscar L Guido – General Pico

Bajo alfombra

Hace años atrás, cuando se contaba con servicio doméstico, se decía que “barrían la basura bajo la alfombra” Eso fueron falacias, pero “no se cree en brujas, pero que las hay, las hay” Es tan parecido, pero tan parecido que hasta pensamos que a quienes nos dicen dirigir se les podría catalogar en el sindicato de empleadas domésticas. No solamente mujeres, también hombres. Es que esa simbología es aplicable a ambos. Sino simplemente veamos.

Como los índices no dan bien y de acuerdo a la voluntad de alguien, se ocultan bajo la alfombra. Lo mismo sucede con la deuda externa, los éxitos de crecimiento y de reducción de la pobreza. Ya las villas miseria en el Gran Buenos Aires, revientan de tanta gente. Se puede comparar con la densidad de China o Singapur de habitante por kilómetro cuadrado. Es que al dar subsidios, ¿para qué trabajar en el campo? Un poquito de sacrificio y se tienen varios canales de TV de aire, algún “robito” y se “pichulea” por un tiempo.

No se piensa en dar trabajo en las provincias, solo en “encubar” votos en el cono urbano. Pero el cono se ha llenado y ha rebalsado. Cuando se terminen los fondos de los subsidios, ¿quién pagará? Será la revolución de las masas, como ha sucedido siempre en la historia del mundo. Lean los libros, que no muerden, en lugar de revistas de moda y derrochar los dineros del pueblo.

La caridad mal entendida, destruye al ser humano y como un boomerang los golpea a los que la practican.

José Pepe Simone – Pedro Luro

Sectas

Hace unos cuantos años atrás, era la época en que las personas creaban sectas. Los masones con sus creencias y casi todas buscaban el origen y propósito de la vida. Pero también se organizaron personas que compartían una idea o concepto. Fueron los que odiaban a los de raza negra y cobardemente atacaban a esas personas. No lo hacían abiertamente sino se cubrían, al mejor estilo piquetero argentino. Se llamaron el Kukuxklán y se identificaban con las letras KKK. Así asolaron casi todo el sur de los Estados Unidos. Es que cuesta mucho perder los privilegios y los de raza blanca, los estaban perdiendo.

Todo es producto de la ignorancia y de intereses. Los “rubios” ingleses en siglos anteriores, los cazaron en África, llevándolos a América, como mano de obra barata. Hoy ya no se esclaviza a la gente sino sus propios coterráneos lo hacen por los ex-negreros. Pero no siempre fueron los “rubios ingleses” y en el hemisferio norte. También se trajeron a Brasil, donde hoy son muchos. Pero en este continente supimos aceptarlos como seres humanos, lo que son. Pero en el sur del país, se hizo lo mismo con los indios autóctonos. Se les cazó, se les masacró solo por diversión. Fueron explotados, igual a los “negros” del norte. Y esa forma de cacikaje no ha cesado. Los que explotan las riquezas del sur, lo siguen haciendo.

Tal vez por eso, no es conveniente tener personas que se han criado en esas costumbres. Las llevan muy adentro.

María A Young – Volcán

Trabajo

Para hacer trabajar a un buey, hay que picanearlo. Por eso los carros demoraban meses en un trayecto interprovincial. Luego las costumbres se fueron mimetizando a los ciudadanos de ciertas provincias. Entonces dicen que los santiagueños y algunos del norte, y porque no del sur, les cuesta trabajar. Y comparamos a los que deben desarrollar sus tareas en empresas privadas y los que nos deben dar el ejemplo.

El legislador, de cualquier nivel, llegado a ese lugar, se desinfla como cámara de bici. Ya no trabaja más. Tiene obligaciones que son las de procesar proyectos para el bien del pueblo que allí lo puso. ¿Lo hacen? No. Deben hacer campaña para asegurarse sus próximas reelecciones. Es que es lindo cobrar sin trabajar.

A los chicos, un chirlo en la cola y a hacer los deberes; a los caballos un latigazo (suave) y caminan; a las mujeres… no, dejemos eso ahí y las mulas se le muestra una zanahoria delante de los ojos. ¿Cuál sería la fórmula para que los legisladores caminen y trabajen? ¿Tal vez pagarles el sueldo según la productividad? Es posible que aprueben cualquier cosa para cobrar solamente. Y si ponemos a gente proba y patriota, porque haber, las hay. ¿Dónde están?

José P Castelli – Esquel

Culpas

“¿Quién tiene la culpa? ¿El chancho o el que le da de comer?” Viejo adagio que significa que no siempre alguien tiene la culpa de ser como es, sino alguien que le facilita las cosas. No hay que renegar que el culpable de los accidentes de tránsito, quien conduce, es el mayor responsable. Luego, tal vez, para que el seguro pague, se le “achaca” a los reventones, pérdida de control, visibilidad y mil otros factores para “calmar” la conciencia, y sacarle dinero a alguien. Pero el culpable, el verdadero culpable, es quien conduce.

Pero no olvidemos que quien lo hace, lo hace porque hay algo que manejar. Si los fabricantes cada día ponen en el mercado autos y motos con mayor velocidad, siempre algún “tarado”, tratará de probar si es verdad. Otros solamente al estar frente a algo tan poderoso, querrán medir sus “fuerzas” contra alguien. Entonces, los industriales ponen su cuota de criminales en las calles y rutas.

Con multas, no se soluciona nada, salvo el erario municipal. ¿Y si se copia lo que sucede en Achiras, Prov. de Córdoba? Quien transgrede las ordenanzas, deberá barrer las calles del pueblo. Ahí se soluciona toda posible discriminación, ya que quien tiene dinero, paga la multa y el otro, directamente no lo hace porque no puede. Hasta se le podría agregar: “Ir los sábados a las 20 horas a la Escuela y escribir 100 veces [No debo estacionar mal]. Así lo enseñaban hace muchos años y no lo hemos olvidado.

¿Y si probamos?

Antonia M Juárez – General Pico

Abreviaturas

Últimamente nos guiamos por siglas a fin de ahorrar tiempo y espacio. Así decimos el “BCRA”, el “CEO”, el “Bonex” y miles más. Los que no estamos en esa “compactadora” nos quedamos “mirando la luna” Ahora hablan de ATN que van y que vienen. Entonces suponemos que significa una advertencia; “ATeNete” a las consecuencias.

Es que les entregaron esos ATN a diputados a fin de comprar voluntades. Fue la sustitución de la Banelco. Averiguado, nos informan que son Aportes del Tesoro Nacional. O sea que se utilizan como pagares que usualmente se transforman en “pagariolas”

Son utilizados para hacer como el Diablo que compraba almas, así se compran personas. Aparentemente como no tienen mercadería para venderle a Satanás, les dan lo que por Ley les corresponde. Es, aparentemente la única forma en que esos di-puta-dos obtengan lo que la Constitución les otorga. Son simples la deducciones; a la Constitución se la pasan… de largo.

¿Y los Traidores a la Patria? Ah, de vacaciones. ¡No tienen vergüenza! ¿Y quién se lo va a decir y demandar? La Historia

Ignacio J Díaz – Palmar

El Zorro

Cuántos años hace que de chicos no nos perdíamos un capítulo de “El Zorro”! Era nuestro paladín de la justicia, y brillaba con su espada dejando su marca. Poco a poco el tiempo nos fue mostrando que solo era una fantasía. Pero siempre quedó en nuestro interior, el espíritu de “justiciero” E imaginamos situaciones, en que “la doncella” o el “desvalido”, eran avasallados por “los malos” Y ganas no nos faltan, para actuar por cuenta propia.

A los hijos, cuando se portaban mal, se aplicaba el castigo, “en vivo y en directo”; una cachetada y las cosas no se repetían. Es que nos decían nuestros padres: “el conocimiento con sangre entra”. Sin llegar a lo que nos contaban de poner los dedos, todos juntitos, para recibir un reglazo o arrodillarse sobre maíz, o al rincón, se hacía pasar un “papelonazo”, ante los compañeros y eso no se olvidaba.

Tuvimos a un personaje, que tal vez su ídolo fue “El Zorro”, pero se llamaba Moreno. Lo único que no agradaba, es que falseaba datos, solo para “traer fondos para la corona” No importaba si el concepto del país estaba a nivel nacional e internacional, por el subsuelo. Se hizo “cualquier” cosa para complacer a la realeza. ¿Sabría lo que pensaban los inversores de él? ¡Ni idea, con seguridad, pero no le importaba!

Oscar L Guido – General Pico

Hábiles

Es evidente que las personas mayores, no son hábiles para los negocios. Solo veamos un ejemplo, que nos llegó a través de la prensa. Un ex presidente “juró y perjuró” que no tenía “un mango” Pero su hija e hijo “nadaban” en la abundancia. Un sindicalista solo vive de su “mísero” sueldo de defensor de los humildes trabajadores. Sus hijos administran la estancia, las cocheras y otras “pequeñas” inversiones. No preguntemos de dónde obtuvieron los dineros.

Los empleados públicos, que son pagados con lo que se genera de impuestos y tasas, ese dinero sale de los bolsillos de los vecinos y ciudadanos. Si el empleador es el pueblo, el pagador que decida si quiere mantener a esa cantidad de personas que dicen los nuevos administradores, no son necesarias. Eso sería democrático y se tendría la opinión de todos los ciudadanos. La mayoría gana y el que pierde acepta. ¿Y si lo prueban?

Hablan de “ñoquis” desde hace años, pero nadie hace nada. Los sindicalistas aparecen pero no ofrecen soluciones. ¿Y si ellos los contratan para las tareas rurales en sus propiedades? Podría ser, ¿no?

Ángela S Harmon – San Miguel

Ética en la Función Pública

El comportamiento de los seres humanos ha sido estudiado desde la Antigüedad, con referencia a los valores morales y en la búsqueda de normas y principios con validez universal para definir lo que está bien, lo que es justo, lo que es moral.

Desde el comienzo de la historia hasta la actualidad se registran códigos de ética, para diferenciar lo que es correcto de lo incorrecto por actos cometidos por funcionarios públicos.

Aristóteles fue discípulo de Platón que a su vez fue seguidor y alumno de Sócrates. Los tres pertenecieron a una misma escuela filosófica que tenía como característica común el interés sobre un tema tan importante como es la ética en el ejercicio de funciones de gobierno.

Desde Platón y su República, con sus definiciones de diferentes tipos de gobierno: democracia, oligarquía, monarquía, aristocracia, plutocracia y la tiranía hasta culminar con la democracia representativa actual.

Sólo la separación de los tres poderes de un Estado moderno (legislativo, ejecutivo y judicial) en una sociedad donde se respetan las libertades individuales, garantizan el buen funcionamiento a largo plazo de la sociedad.

Sócrates fue el primer filósofo que se ocupó de la Ética del Estado y de la sociedad de su época, en la Grecia del s. V a.C.  y de los temas relacionados con la administración del Estado y su relación con la Comunidad.

Platón, su discípulo, desarrolló un código de ética del funcionario público en base al razonamiento y a la ciencia, mediante la dialéctica y el diálogo, contrapuesto al caos y al descontrol en la administración del Estado.

Para Aristóteles los funcionarios públicos deben tener un profundo basamento ético fundado en valores morales y en un amplio compromiso con la población que los eligió democráticamente.

Tal concepto se consolida mediante las ideas de Immanuel Kant, (1724-1804) sobre la ética, a la que considera la disciplina que incide en las decisiones correctas de la conducta humana.

Lo hace a través de valores morales, que señalan claramente lo que es lo bueno o lo que malo vinculado a la conducta de los funcionarios públicos.

Para Kant la ética constituye un sistema de reglas mediante las cuáles un funcionario público debe elegir de manera racional acciones  que tienen  repercusiones sobre la vida diaria de la población, ya que sus decisiones inciden directamente  en toda la comunidad, en la economía y en las familias.

Los funcionarios públicos deben evitar cometer acciones deshonestas o poco éticas y pensar cuidadosamente en las consecuencias de sus actos ya que los mismas repercuten directamente en la calidad de vida de la población que gobiernan.

En el ejercicio del cargo debe mantener siempre una actitud transparente, de respeto y colaboración mediante el trabajo en equipo, sin utilizar las influencias que le otorga su cargo para obtener beneficios personales indebidos.

El objetivo de la ética lo debe constituir la aplicación de una serie de normas morales tomando como base la lealtad, la honradez y el honor.

El concepto de Contrato Social se desarrolla en base a las ideas del escocés John Locke (1632-1704) y del suizo Jean Jacques Rousseau (1712-1778), respaldado por un estricto Código de Ética para los servidores públicos.

Según ésta teoría existe un contrato implícito entre el individuo y la sociedad por el que el individuo cede parte de su libertad al Estado que lo protege de ciertas amenazas, en particular de los actos deshonestos de los funcionarios públicos que son  cometidos para su provecho particular y no para consolidar el bienestar general.

El objetivo principal del Estado es el logro del bien común, el bienestar social, constituyendo la administración pública la estructura de la que dispone el Estado para garantizar el cumplimiento de sus objetivos de gobierno.

Los Funcionarios Públicos, deben ser personas dignas, respetadas y caracterizadas por su honestidad. En consecuencia, el Servidor Público debe ser un ejemplo de moralidad, que debe demostrar permanentemente  para merecer la confianza de la ciudadanía.

Doctor Miguel A. Latour

Frases

A pesar de que los políticos dicen de “trabajar para los pobres y los humildes”, son simples frases vacías. Desde hace años, solamente se ha engañado a la gente en tiempos pre electorales y durante los períodos en ejercicio del poder. ¿Han pensado en los pobres? Jamás. ¿No lo cree? Solo analicemos.

El gas, bendición del Cielo y gracias a miles de millones de seres, está guardado bajo tierra. El país lo tiene y lo gasta a mansalva. ¿Para cuántos años más se tendrá? No importa, hoy se quema, mañana no estaremos y que se arreglen los que quedan. Mientras tanto, a costa de mantener el precio bajo, se beneficia a los “privilegiados” de siempre. Aquellos que viven en las ciudades, rodeados de comodidades, se les entrega el gas por línea a domicilio a precios irrisorios. Los no “beneficiados” que trabajan en el campo produciendo y para que el país tenga divisas, pagan el gas para cocinar y calefacción a precios siderales. O sea que los pobres somos los que mantenemos a los burócratas y políticos.

Lo mismo sucede con el kerosene. Este combustible no  sirve para las 4 x 4 de los millonarios, sino a los pobres que viven en la cordillera, en los esteros y en los campos.

¿Cómo los llamamos a esos que no dicen la realidad? Posiblemente varios escalones más arriba de mentirosos.

John W Shaw – Nueva York

Show

¡No me siento bien! Y a quién le importa. Al ver a una ex presidente, muy mal educada, ya que cuando “un burro habla, el otro para la oreja”, está siendo acusada de cosas que evidentemente, ya lo sabe. Entonces, habla con el abogado, sentado a su lado. Es que, no escucha y dialoga. Entonces, ¿para qué está ahí? Todos los habitantes del país, lo hemos visto.

Pero lo que hace sentirse mal, es lo siguiente. Al abogado, cuánto le paga y de resultar procesada, cosa que es innegable, ¿qué pena le corresponde al abogado? ¿Ese es un defensor de la Justicia? O simplemente es alguien que debe decir mentiras, engaños y demorar el final del juicio.

Al quiosquero que hace una millonésima parte de lo realizado por el grupo, es procesado, encarcelado de inmediato, perdiendo todo lo que tiene. Aquí lo que estamos viendo son movimientos de personas, que pagamos entre todos, y es todo es un show. O acaso no veíamos cuando en una familia, contaban miles de millones de dólares, provenientes de no se sabe dónde. 800.000 dólares que no fueron de nadie, porque los detuvo una funcionaria honesta, pero ¿Cuántas bolsas pasaron antes? Tal vez cientos.

Y se candidatea a vicepresidente, para disfrutar de lo robado. Una hija, sin fueros, se escapa a un país donde no hay extradición, con mentiras y los otros amparados por leyes que ellos mismos se crearon para tener impunidad y poder delinquir protegidos por las leyes. ¿Vendrán las golondrinas? Sí, ¿pero las inversiones? Jamás a un país de ladrones.

Helen C Hunt – Miami