Aniversarios

100 Años de la Asociación de Hoteles de Bahía Blanca

La Asociación de Hoteles, Restaurantes, Bares, Confiterías y Afines, la entidad gremial empresaria, sin fines de lucro, creada el 20 de enero de 1920, integrada por empresas hoteleras y gastronómicas del sudoeste de la provincia de Buenos Aires , tuvo sus inicios a fines del año 1919 cuando varios dueños de hoteles, restaurantes, bares y cafés, asociados a la Liga de Defensa Comercial (hoy Corporación del Comercio, Industria y Servicios de Bahía Blanca), solicitan una sala de su sede social para celebrar algunas reuniones con motivo de la presentación, por parte de sus empleados,  de los llamados “pliegos de condiciones”.

Ex Hotel Victoria

Pocos meses después, a comienzos de 1920, dentro de la Liga, la unión de los responsables de los diferentes rubros se tornó una necesidad, y es así que los directivos de la entidad, presidida en aquel entonces por el Sr. Baldomero Mañalich, resuelven crear la “Sección Gremial” para que intervenga en todo asunto que afecte a los gremios, realizando reuniones, celebrando acuerdos y dictando disposiciones que propendan al mejoramiento colectivo.

La idea se corporizó el 20 de enero de 1920, fecha en que se constituyó la primera “Sección Gremial” compuesta por “Dueños de Hoteles, Restaurantes, Bares, Cafés y Anexos”. En esa fecha se discutió y aprobó el Reglamento Interno y se nombró la primera Comisión Directiva, que quedó constituida de la siguiente manera: Presidente, Pedro Laborde (Hotel “Vasconia”); Secretario, Dionisio Fernández (Bar “París”); Tesorero, Frutos Fernández (Bar-cinematógrafo “La Marina”); Vocales titulares, Ubaldo Creus (Hotel “España”) y Ernesto Accini (Restaurante “Savoia”); Vocales suplentes, Pedro Galletti (Hotel “D’Italia) y Luciano García (Restaurante “Santa Isabel”).

Los objetivos iniciales fueron: a) Sostener y fomentar la buena armonía entre los miembros que componen el gremio; b) Crear una bolsa de trabajo; c) Unificar precios y d) Servir de intermediaria en la adquisición ventajosa de mercaderías para sus asociados. La cuota inicial variaba de uno a tres pesos, de acuerdo a la cantidad de empleados de cada establecimiento.

La entidad, en sus primeros pasos, promovió la mayor vinculación entre sí de los hombres dedicados a la actividad hotelera y gastronómica bahiense, a la vez que dio lugar para que, en conjunto, consideraran las cuestiones que pudieran afectarles y buscar su mejor solución.

Al finalizar 1920, la Cámara estaba constituida por veintiún establecimientos afiliados, número altamente significativo si se tiene  en cuenta lo incipiente de la actividad gremial empresaria y el reducido número de comercios, de los distintos rubros de la hotelería y la gastronomía, que existían por aquel año: 20 hoteles, 36 restaurantes, 4 bares-cinematógrafos y 20 cafés.

Hotel Italia en 1930

Además de los nombres mencionados como integrantes de la primera Comisión Directiva, fueron socios fundadores: Baldomero Mañalich (Bar “Londres”), Emilio Medina (Bar “La Cosechera”), Santiago Malaspina (Restaurante “Malaspina”), Florencio P. Badias (Hotel “Del Sud”), Mariano García Bayón (Hotel “Lopetegui”), Luciano Gaztambide (Hotel “Argentino”) y los señores Cominetti y Fioretti (Restaurante “Universal”). Durante el transcurso del año 1920 se sumaron a ellos: José Centeno (Hotel “Español”), José Torquatti (Restaurante “El Rivadavia”), Valentín Renzi (Bar “Renzi”), Vito Vitali (Fonda y posada “Milano”), Francisco Pagliuca (Hotel “Comercio”), José Gómez (Café “Paulista”) y Constantino Caunedo (Hotel “Sud América”).

Hasta la fecha, la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Bares, Confiterías y Afines fue presidida por los señores: Pedro Laborde, Tomás Acosta, José Calzada, Pedro Galletti, Atilio Campagnoli, Mariano García Bayón, José Torquatti, Roberto Marcelo Cantarelli, Roberto García Neubert, Alberto Peral, Angel Guerrero, Carlos María Ayala, Hugo Angel Alvarado y Francisco José Costa.

La Asociación de Hoteles, Restaurantes, Bares, Confiterías y Afines

Es una entidad gremial empresaria, sin fines de lucro, creada el 20 de enero de 1920, integrada por empresas hoteleras y gastronómicas del sudoeste de la provincia de Buenos Aires, presidida por el Dr. Francisco J. Costa.

Tiene su sede en la ciudad de Bahía Blanca y su jurisdicción abarca los siguientes partidos de la provincia de Buenos Aires: Adolfo Alsina, Bahía Blanca, Coronel Dorrego, Coronel Pringles, Coronel Rosales, Coronel Suárez, Guaminí, La Madrid, Laprida, Patagones, Puán, Saavedra, Tornquist, Villarino y Tres Arroyos.

Está afiliada a la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (FEHGRA). A través de esta entidad la Asociación está vinculada con la Cámara Argentina de Turismo (CAT), la Organización Mundial del Turismo (OMT), la Asociación Internacional de la Hotelería y la Restauración (IHRA), y la Organización Internacional del Trabajo (OIT).  Además es miembro fundador de la Cámara de Turismo de la Provincia de Buenos Aires (CATURPBA).

Noticias de Bahía Blanca
Francisco J. Costa, presidente de la Asociación.

Fines

  • Representar y defender los intereses generales de las empresas hoteleras y gastronómicas del cono sur bonaerense, y ser su portavoz.
  • Fomentar el espíritu de unidad, solidaridad y conciencia gremial.
  • Procurar el bienestar del sector.
  • Informar y asesorar.
  • Brindar servicios de interés común para todos los asociados.
  • Actuar como órgano consultivo y de colaboración.
  • Trabajar en planes y acciones encaminadas al desarrollo económico y turístico de la región.
  • Promover toda clase de iniciativas para lograr la competitividad del sector.
  • Concertar convenciones colectivas de trabajo.
  • Impartir e impulsar acciones de capacitación, y contribuir al desarrollo profesional de los empresarios.
  • Realizar y propiciar proyectos y estudios de investigación.
  • Velar por una estricta observancia de la ética en las actividades hotelero-gastronómicas.
  • Establecer y fomentar contactos y colaboraciones, en beneficio mutuo, con análogas organizaciones empresariales del país y del extranjero.
  • Mantener una estrecha relación con los distintos sectores de la comunidad.

Comentá