Comentarios

9 de Julio de 1816: Independencia… ¿Para qué?

La declaración de Independencia de la Argentina fue una decisión tomada el 9 de julio de 1816 por el Congreso de Tucumán, por la cual declaró la formal ruptura de los vínculos de dependencia política de las Provincias Unidas del Río de la Plata con la monarquía española. La declaración fue realizada en la Casa de Tucumán, ubicada en la ciudad de San Miguel de Tucumán, donde sesionaba la asamblea. Diez días más tarde, en sesión secreta, el mismo Congreso renunció también a toda otra dominación extranjera, por temor a que la sola mención de España ocultara intenciones de someterse a la dominación de otra potencia extranjera.

Los congresales representantes de las Provincias Unidas, declararon la independencia, pero en la declaración no expusieron ni los motivos ni la forma que habrían de constituirse de allí en más.

Que debería decir

En la declaración no hay fundamentación, principios, objetivos, ni se establece la forma y programa de gobierno. Solo se tomó una decisión: La de no ser colonia de ningún gobierno extranjero.

Esas decisiones quedaron entonces a criterio de cada congresista que representaban las distintas ideas de los habitantes de las provincias contrapuestas entre sí.

Desde entonces el desorden imperó en la nueva Nación y de allí la aparición de los caudillos que sometían a sus provincianos y provincias vecinas. Se declaró la independencia de dominación extranjera pero se dejó sin especificar que las provincias no debían ser dominadas por nadie, a falta del fundamento esencial:

“Los hombres son creados iguales; son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; entre estos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad. Para garantizar estos derechos se instituyen entre los hombres los gobiernos, que derivan sus poderes legítimos del consentimiento de los gobernados; que cuando quiera que una forma de gobierno se haga destructora de estos principios, el pueblo tiene el derecho a reformarla o abolirla e instituir un nuevo gobierno que se funde en dichos principios, y a organizar sus poderes en la forma que a su juicio ofrecerá las mayores probabilidades de alcanzar su seguridad y felicidad.”

La declaración de la independencia no lo manifestó y entonces cada caudillo gobernó sin respeto a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad reprimiendo a cuchillo y pistola al pueblo que osara reclamarlo, estableciendo gobiernos para su propio beneficio.

Del pacto a la traición

A tal punto reinó la confusión que ni siquiera se ocuparon de expulsar a los militares españoles que seguían controlando los negocios del Rey y cobrando impuestos a los habitantes de las Provincias. Es sabido la resistencia que tuvo que vencer el General San Martín para poder organizar su ejército y emprender la campaña libertadora costeándola con el aporte de patriotas ante la negativa de los gobernantes de turno. La declaración de la independencia debió incluir algo así:

“Con pleno poder para hacer la guerra, concertar la paz, concertar alianzas, establecer el comercio y efectuar los actos y providencias a que tienen derecho estas provincias independientes. Y en apoyo de esta Declaración, con absoluta confianza en la protección de la Divina Providencia, empeñamos nuestra vida, nuestra hacienda y nuestro sagrado honor”.

Es que aquellos caudillos no tenían honor, no estaban dispuestos a empeñar sus dineros y mucho menos arriesgar sus vidas.

San Martín si lo hizo…acabó con todo vestigio de presencia española asegurando entonces la libertad de la dominación extranjera. Y cuando concluyó tuvo que irse…lejos de su patria en el acontecimiento más injusto y deplorable que tiene la historia de la Argentina. La declaración de la independencia dejó en claro entonces que el objetivo principal no era el derecho inalienable a la libertad, a la constitución de un gobierno propio que asegure la vida y la búsqueda de la felicidad.

Así se formó nuestra Nación…así somos lo que somos…así estamos como estamos…

Reafirmación de la Declaración

Siempre tenemos tiempo para declarar una nueva independencia o reafirmar con aquellos objetivos y misión y adaptándola a los tiempos…

Deberíamos agregar

…De toda dominación extranjera y de quienes:

Nos han hecho repetidos agravios y usurpaciones, encaminados directamente hacia el establecimiento de una tiranía absoluta.

Han prohibido la aprobación a leyes de las más saludables y necesarias para el bien de todos.

Han entorpecido la administración de la justicia, rehusando su aprobación a leyes para el establecimiento de los poderes judiciales o han hecho que los jueces dependan de su sola voluntad.

Han creado una multitud de nuevos cargos y enviado funcionarios a hostigar al pueblo y sacarles sus dineros.

Se han aliado con otros para someternos a una jurisdicción extraña a nuestra Constitución y desconocida por nuestras leyes.

Los que han protegido, mediante juicios simulados, del castigo por los asesinatos de que hayan hecho víctimas a los habitantes de la Argentina.

Los que han impedido comerciar con todas las partes del mundo.

Los que han establecido impuestos sin el consentimiento de los contribuyentes.

Los que han alterado las formas de elegir nuestros gobiernos.

Los que han costeado guerras en contra nuestra.

Han saqueado nuestros mares, devastado nuestras costas, contaminando el medio ambiente y destruido las vidas de nuestra gente.

Han alentado las insurrecciones entre nosotros.

Han puesto de manifiesto un carácter marcado por todos los actos que pueden definir a un tirano, indignos de ser gobernantes de un pueblo libre.

One Response

  1. Carlos del Aguila 10 julio, 2019

Comentá