Comentarios

¿Los precios tienen sexo?

 

Las discusiones en los temas de la economía argentina recuerdan a la famosas sobre “el sexo de los ángeles” leyenda según la cual, filósofos, teólogos, políticos y hasta el entero vulgo, se hallarían enfrascados en tan trivial cuestión mientras a las puertas la ciudad de Constantinopla (capital del Imperio de Bizancio) los turcos hacían cola para comenzar a repartirse lo que quedaba de la otrora orgullosa capital del cristianismo universal, cosa que acontecía un 29 de mayo de 1453.

El fondo de la cuestión de la inflación, el costo del peso con relación al dólar y sus consecuencias irremediables de pobreza, desocupación y marginación tienen origen en causas profundas:

  • Una política económica basada en la especulación en lugar de la producción.
  • Monopólica concentración de bienes industrializados y de servicios por parte del Estado o de empresas cautivas de él.
  • Leyes, decretos y regulaciones anti constitucionales que impiden el legítimo derecho a la libertad de trabajo y comercio.

Nada mejor que los ejemplos para explicar lo que las personas comunes no entienden y los economistas no han aprendido o criminalmente ocultan.

Veamos cómo se compone el precio de la leche, a propósito de tratarse de un producto que por su esencialidad está en el comentario de todos. Miremos esta tabla y a continuación les explicamos para entender de una buena vez que es lo que hay que hacer con este y todos los productos vitales: alimentos, vestido y vivienda. Los otros…autos, celulares, televisores, etc….se consiguen por un plato de arroz…

Veamos cómo se compone el precio de la leche

Para 10.000 litros
Costo tambo 106.600
Transporte hacia el tambo 56.600
Transporte hacia la fábrica 6.600
Industrialización 120.000
Transporte hacia la distribución 56.600
Transporte de regreso 6.600
Sub Total  233.120
Ganancia 46.624
Sub Total 279.744
Costo distribuidor 53.000
Ganancia distribuidor 33.274
Sub Total 366.018
Ganancia minorista 73.203
Total 439.221
Impuestos 109.805
Total final 549.026
Precio por litro 54,90

Aquí se advierte claramente que el valor de $ 40.- por litro a que se vende, más barato que un litro de nafta (nunca vivas en un País donde la nafta es más cara que la leche, advirtieron los expertos mundiales), está por debajo de su costo real.

Y puede verse claramente cuáles son los ítems que le agregan el mayor costo: Transporte y sueldos de choferes, dos actividades monopolizadas por el Estado. Como no habría de serlo si la única empresa que produce lácteos va a buscar a los tambos y enviarlas a las ciudades a 2.000!!! Kilómetros de la planta industrial.

Si los bienes de consumo diario e imprescindibles no los podemos producir a la vuelta de la esquina, esperemos más inflación, desocupación y pobreza.

Ahora veamos las soluciones que propone cada uno de los actores de la vida política argentina.

Macri y Dujovne: congelar los precios con la promesa de no incentivar la inflación, bajarlos en algunos casos a cambio de algún favor. ¿Saben qué? No va a andar.

Cristina y Kicillof: emitir dinero del cual podrán obtener una buena tajada y hacer participar a los sindicalistas, dar créditos a largo plazo y sin interés, que los mismos ciudadanos pagarán pero sin darse cuenta, mandar mafiosos a los comercios para romperles los huesos si aumentan y otorgar subsidios a los industriales. Ya lo vimos, no anduvo.

Massa, Lavagna, Pichetto y algún otro que anda por ahí buscando un sueldo de millonario, proponen que así no se puede seguir y si anda algún bono dando vuelta no lo pagan y chau. Lavagna ya lo hizo, ¿vio?

Espert en cambio propone bajar los costos laborales, bajar los impuestos, liberar las importaciones para que ingresen bienes mucho más baratos. No está mal, pero no podrá hacer frente a los gastos públicos ni soportará las presiones sindicales, ni tampoco logra con ello que haya más gente que produzca bienes.

Olmedo propone rezar. Insuficiente, ya es recontra sabido: “A Dios rogando y con el mazo dando”.

Gómez Centurión: ¿Alguien sabe?

¿Qué hacer entonces?

Y la solución es tan fácil!

Permitir. Solamente quitar las trabas para quien quiera realizar una actividad lo pueda hacerla libremente. Miren, pregunten, hablen con sus vecinos y verán que muchos podrían hacer leche, quesos, carnes, fiambres, fideos, dulces, ropa, zapatos, frutas, verduras, ladrillos, techos, pisos. Y otros que tienen algún dinerillo guardado brindar servicios de salud, educación, agua, luz, gas, combustibles, transporte, asfalto, construcción, telefonía, internet, etc. etc. etc. Y también se puede incentivarlos otorgándoles un capital inicial sin obligación de devolución.

Claro que ninguno de esos nuevos ex pobres, ex desocupados, ex empresarios excluidos,  pondría dinero para campañas electorales, pero ¿a quién le importa? Eso solo le importa a los que nos gobiernan desde hace 80 años y estos que se ofrecen ahora, desde luego con el 90% del dinero de 43 millones de personas.

Es lo que se hizo en todos los Países a los que envidiamos o queremos sus monedas (dólares y  euros). Pero para lograr revertir la situación hace falta otro tipo de gobiernos, ni comunistas, ni monárquicos, ni aristocráticos, ni demagógicos, ni dictatoriales…solamente democráticos, republicanos, social cristianos y desde ya, argentinos. Y no sean escépticos! Que los hay, los hay…Si no los conocen es porque los medios de información no los muestran ni lo harán por ser parte de los monopolios del Estado, directamente o indirectamente.

Para comprender mejor LEER

El único camino posible

Comentá