Medio Ambiente

HANTAVIRUS: información y prevención

 

El hantavirus es una enfermedad viral aguda grave, causada por el virus Hanta. Los ratones silvestres (principalmente los colilargos) lo transmiten a las personas, eliminando el virus en la saliva, las heces y la orina.

El brote de hantavirus en Chubut y luego, la aparición de nuevos casos positivos en el resto del país, causaron preocupación en la ciudadanía ante esta enfermedad, que puede llegar a ser mortal si no se detecta a tiempo. A continuación se brindan precisiones, recomendaciones y datos sobre la enfermedad.

 

  • Descripción y síntomas

El hantavirus es una enfermedad zoonótica aguda, que se presenta con síntomas parecidos a los de la gripe: fiebre, dolor de cabeza y trastornos gastrointestinales, inicio repentino de insuficiencia respiratoria e hipotensión que puede llevar a la muerte. El periodo de incubación del virus es de una a tres semanas. En Argentina, circulan al menos 10 genotipos diferentes.

  • Zonas endémicas

En Argentina hay tres regiones donde la enfermedad es frecuente: Norte (Salta, Jujuy), Centro (Buenos Aires, Santa Fe y Entre Ríos) y Sur (Neuquén, Río Negro y Chubut). Dentro de la provincia de Buenos Aires es más común en las zonas rurales, hábitats que pueden ser aptos para la vida del ratón “colilargo” que transmite la enfermedad.

  • Transmisión

Se transmite habitualmente por el contacto a través de la saliva, las heces y la orina de ratones infectados. La transmisión al humano generalmente ocurre al introducirse en el hábitat de los roedores en zonas suburbanas y ambientes rurales, y durante el desarrollo de actividades laborales, recreativas, o en lugares cerrados como galpones o depósitos infestados por roedores. La infección dentro del domicilio puede ocurrir por invasión de roedores silvestres en busca de alimento o refugio.

  • Grupos de riesgo

Se considera que presentan mayor riesgo de exposición los siguientes grupos de población:
– Pobladores rurales, camioneros o transportistas, guardafaunas, guardaparques, gendarmes, policía, trabajadores de vialidad, trabajadores municipales, recolectores de residuos, de sectores rurales donde habita el reservorio.
– Turistas, acampantes, pescadores, etc. que ocupan cabañas que han permanecido cerradas o refugios naturales en áreas con evidencia de roedores.
– Convivientes, familiares directos de la persona enferma, agentes de salud, vinculados a la atención de estos pacientes que no hayan tomado medidas de aislamiento respiratorio y adecuada protección.

  • Principales recomendaciones

– Sellar con materiales resistentes (acero, cemento, etc.) todas las aberturas por donde puedan ingresar roedores.
– Eliminar elementos en desuso, que puedan servir como refugio a los roedores.
– Realizar adecuada disposición de basura, en recipientes cerrados con tapa.
– Mantener alimentos almacenados en envases herméticos
– No dejar restos de alimentos, incluidos los de mascotas, al alcance de los roedores. Lavar en forma inmediata lo utilizado y disponer los residuos correctamente en tarros de basura.
– Previo al ingreso de lugares que han permanecido cerrados, ventilar por 30 minutos, abriendo puertas y ventanas. Posterior a esto rociar con solución de cloro para evitar la formación de aerosoles.
– Mantener despejado, limpio y libre de elementos que sirvan de alimento o refugio para roedores todo el perímetro de la vivienda.
– Desmalezar y mantener el pasto corto, en un perímetro de 30 metros alrededor de la vivienda.
– Acampar en lugares abiertos, donde no existan evidencias de roedores. Siempre ir a camping autorizados.
– Ante el hallazgo de un roedor vivo, no hay que tocarlo ni golpearlo, sino utilizar veneno o tramperas. Si está muerto, rociarlo con lavandina, esperar 30 minutos y enterrarlo a más de 50 cm de profundidad, o quemarlo. Para todas estas actividades siempre hay que usar guantes y botas.

  • Casos en todo el país

Anualmente se registra un centenar de casos de hantavirus. El año pasado hubo 93 casos en las provincias de Salta, Buenos Aires, Chubut, Jujuy, Entre Ríos, Santa Fe, Río Negro, Neuquén y Misiones por las cepas endémicas del virus. Murieron 14 personas en Buenos Aires, Salta, Neuquén, Río Negro, Santa Fe y Chubut.

  • Tratamiento

Actualmente no existe un tratamiento específico. Aquellos pacientes con síndrome cardiopulmonar por hantavirus deben ser asistidos en establecimientos hospitalarios, de preferencia con unidades de terapia intensiva que cuenten con asistencia respiratoria mecánica.

  • ¿Por qué es tan alta la mortalidad?

La mortalidad observada en este brote es la esperada para el virus Andes Sur (entre 30% y 50%). Esto se debe a que la enfermedad, en algunos pacientes, puede afectar la función de los pulmones y el corazón debido a una respuesta inadecuada del sistema inmune de cada paciente.

 

 

Fuente: infoGEI y Secretaría de Gobierno de  Salud

Comentá