Gente y Personajes

El tango de gira estival

 

Tiene 34 años y decidió cantar tango cuando tenía 12. Con el apoyo de sus padres primero y de su esposo más tarde, la vida de Gaby es sinónimo de Tango. Editó seis discos de distribución nacional e internacional, está en producción su séptimo trabajo discográfico y se ha consolidado ya como una de las cantantes más destacadas y sorprendentes de la nueva generación.

Recibida de licenciada en Ciencias de la Comunicación, Gaby conjuga la música con la historia y la investigación del género; escribe sus propios espectáculos, libros y hasta algunas composiciones musicales. Conduce programas radiales temáticos desde hace 14 años y, además de su desempeño en escenarios profesionales, promociona el tango en escuelas y jardines de infantes con “Divertango”, un show dinámico y entretenido y gratuito desde 2013, realizando un rico intercambio con chicos de todas las edades y barrios de Bahía Blanca y la Sexta Sección.

Protagonizó sus obras “La novia de América”, “Tibio está el pañuelo todavía” y “Eladia” sobre la vida y obra de grandes mujeres (Libertad Lamarque, María Eva Duarte de Perón y Eladia Blázquez respectivamente) y trabaja en su próxima obra que llevará a las tablas junto a la actriz Flavia Majluf donde encarnarán a Tita Merello y a Niní Marshall.

Como en cada temporada estival, la interesante morocha bahiense realizará una gira por ciudades de la Costa Atlántica y el noroeste argentino, en esta ocasión con su nuevo espectáculo “Muriéndome de amor” estrenado en Bahía Blanca el pasado 7 de diciembre, donde conjuga tangos de todos los tiempos con algunas canciones de otros géneros que se hilvanan con historias y anécdotas cautivantes, magistralmente contadas por Gaby.

¡No sé si sigo siendo “nueva”! -comenta entre risas la morocha- pero me siento con muchísima energía para recorrer este camino que empecé hace tantos años. Cuando uno siente que la tarea a realizar es todavía inmensa y que cada nuevo paso que avanzamos nos llena de satisfacción, las ganas se renuevan cada día.

  • Además estás bien acompañada…

Eso es fundamental. Si no fuera porque con José (Valle, su marido) trabajamos codo a codo en cada proyecto y tenemos la compañía (y a veces el trabajo) de nuestro hijo, Galo, no podría dedicarme a la música. “Música” en todas sus aristas: tenemos tres programas radiales, dicto clases de orientación vocal, investigo mucho para escribir mis shows, producimos espectáculos que van desde una charla hasta una función de cine pasando por multiplicidad de espectáculos… ¡no sé si podría trabajar en otra cosa!

  • Este verano ¿el tango sale de gira como otros años?

Por supuesto, hace varias temporadas que estrenamos un espectáculo nuevo cada año; en este caso “Muriéndome de amor”. Siempre la fórmula conjuga tangos, historias y algunas interpretaciones de otros géneros que pueden ser algún bolero, una zamba, una milonga campera o una balada. Disfruto presentar shows integrales, que, además de canciones, dejen algún mensaje, una historia para recordar, una anécdota para sonreir…

  • Qué distingue a este espectáculo de los anteriores?

Podríamos decir que este espectáculo intenta explotar al máximo mi apodo. Hace 15 años mi productor, me bautizó “La voz sensual del tango” y creo que hemos hecho honor al título en vestuario, puesta en escena y quizás en alguna interpretación… en este espectáculo, el público se va a encontrar con un repertorio que refleja la sensualidad inherente al tango. Considero que el embrujo sensual y romántico que tiene el tango por naturaleza, que es fácilmente identificable en el baile, a veces se desdibuja tras letras compadritas o desgarradoras (que, dicho sea de paso, también me encantan). Para este espectáculo, valiéndome de clásicos del género, de tangos no tan populares (como el que da título al show) y piezas de grandes poetas del tango que se alejan un poco de la música ciudadana-como el bolero “Vete de mí” de los hermanos Expósito- pude lograr una conjunción ideal de repertorio para mostrar todas las facetas del 2 x 4.

  • Entonces, sólo habrá tangos románticos?

No, justamente de la mezcla se trata. “Caramelos surtidos” diría mi recordado y gran amigo Eduardo Giorlandini. El eje de esta presentación es romántico pero no faltan los tangos que han caracterizado mi repertorio. El amor trascurre en una ciudad y se cuenta dentro de un género muy particular que nació en el Río de la Plata; no faltarán páginas que refieran a Buenos Aires y su geografía, algunas con muchos años como “El choclo” o “Corrientes y Esmeralda”, y otras más contemporáneas como “Mi ciudad y mi gente” de Eladia (Blázquez) o el foxtrot “Mi ciudad” de Favero y Guevara. Habrá algunas canciones que hagan referencia a nuestra esencia argentina, a la actualidad y, por supuesto, habrá nostalgia. Vamos a dedicar alguna canción a lo mucho que se extraña la Patria cuando se está lejos de ella y tantas cosas que uno advierte ante la falta. Podemos asociarlo a los emigrantes actuales, a los exiliados argentinos de otros tiempos y a los miles de inmigrantes que llegaron aquí a principios del siglo XX y se vieron lejos de su tierra… Muchos sin poder regresar jamás.

  • ¿Habrá alguna sorpresa?

Siempre hay cosas que sorprenden. Canciones o temáticas que quizás son conocidas en otro contexto e integradas en una cierta línea interpretativa pueden sorprender. No soy una artista de sucesos -mi carrera tiene más de 20 años y no tengo la trascendencia de otros cantantes famosos- pero mi búsqueda y trabajo no van tras la fama, están orientados a que cada persona se sienta movilizada en mis espectáculos, y yo satisfecha de haber dejado un mensaje, de abrir camino a la emoción.

No prometo canciones nuevas -que también alguna vez incorporo- pero sí me comprometo a ofrecer lo mejor de mí en un espectáculo que no está orientado a lucir cualidades vocales ni a exhibir un despliegue escénico fuera de lo común, sino a desnudar sentimientos que solemos tener escondidos en el corazón y no les permitimos aflorar en la vorágine a la que nos obligan los tiempos que corren.

  • ¿Tendrán que llevar pañuelo entonces?

Si me tocara ser público -confiesa entre risas la morocha- no me faltaría porque soy de lágrima fácil, pero la emoción en este caso no irá por el lado de la tristeza sino de la mano del relato de situaciones cercanas que, contadas desde la exquisitez de grandes plumas, conmueven inevitablemente.

La primera quincena de enero se presentará en Necochea (el sábado 5, en Che Borges, Calle 61 N°2545), en Mar del Plata (el domingo 6, en Ivo, Boulevard Marítimo 3027 e/ Güemes y Alvear) y en Villa Gesell (el domingo 13, en Ruedas, Avenida 3 N°4925), siguiendo luego por las localidades de Tandil, Pinamar, Balcarce y Villa Ventana antes de partir a otras provincias del noroeste de la Argentina.

En el mes de febrero cerrará el 6to Festival Nacional de Tango de Monte Hermoso.

Comentá